embutidos frimols

HISTORIA EMBUTIDOS FRIMOLS

 

En el camino de Santiago, en el pueblo de Molinaseca se encuentran los embutidos  FRIMOLS. Una empresa moderna que mira al futuro y cuyas instalaciones, totalmente homologadas por la CEE., constituyen una garantía inequívoca de higiene y calidad.

Todo lo aprendido de la tradición, la experiencia acumulada, los medios que la moderna tecnología proporciona se quedaría en nada si no contásemos con lo esencial: la buena materia prima. En nuestras instalaciones garantizamos la calidad de nuestros productos, elaborados con todo el cuidado, de forma artesanal, respetando al máximo la tradición y el saber popular.

Para nuestros embutidos seleccionamos las mejores carnes y lo elaboramos de forma artesanal siguiendo fielmente lo que dicta la tradición y cuidando con mimo hasta el más pequeño detalle: el atado manual de algunos de nuestros productos como el botillo.

En los secaderos naturales nuestros embutidos reposan el tiempo necesario en unas condiciones de humedad y temperatura estrictamente controladas. No hay prisa. Es un proceso lento, un modo de curación artesano que acabara por conferirles el toque exacto de aroma y sabor.

El primer destino de nuestros embutidos una vez elaborados lo constituyen las viejas cocinas en las que se procede a su ahumado con leña de roble.